domingo, 30 de noviembre de 2008

Domingo diferente

Alejado de las noticias y de cualquier contacto con las noticias, hoy he aprovechado para pasear por las calles de Sevilla. Hacía muchísimos meses que no disfrutaba de una tarde de domingo exenta de hastío y aburrimiento, como tantas veces he comentado con amigos y en un par de ocasiones por aquí. Un relajante paseo por la capital hispalense que me ha hecho cargar las pilas y contemplarla desde otro punto de vista. No sé. El color, la magia, el momento... Me he dejado llevar por un sitio que visito casi a diario, por placer u otros motivos. Romper con la rutina de estar tirado delante de la televisión me ha gustado muchísimo y lo he visto necesario. Se contemplan las cosas de otra forma cuando las prisas no son compañeras y la tranquilidad se ofrece como guía y acompañante. no podría dejar de contar que, como siempre, y para no perder la tradición, las pilas de la cámara de la cámara se acabaron, y olvidé las otras en el maletín... Anécdotas que me gusta recordar y disfrutar, sobre todo cuando estoy triste o meláncolico. Estos momentos, estas pequeñas cosas son las que me hacen disfrutar de la vida, y de sentirme vivo. Hoy no tenía ganas de analizar la actualidad. Todas las noticias me parecían iguales, y ninguna tenía la relevancia para comentarla aquí. Por eso hoy sólo hablo de una tarde de domingo...

5 comentarios:

  1. Y yo que muchos domingos me expulso de la casa a caminar?

    Que cosas...

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Maravillosos domingos...
    Besicos.
    Gracias por tu visita, y sé bienvenida a esta, mi humilde morada.

    ResponderEliminar
  3. Pues si los domingos estan bien, no digamos los lunes, la sensación que a todos nos invade los lunes por la mañana, la prisa, yo la deje en la cama y pude ver lo que me rodea a camara rapida mientras yo disfrutaba de un café a mi propio ritmo.

    ResponderEliminar
  4. Suerte que tienes de verlo mientras desayunas... Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante